lunes, 20 de febrero de 2017

La Belleza





Enemigo de la guerra 
y su reverso, la medalla 
no propuse otra batalla 
que librar al corazón 
de ponerse cuerpo a tierra 
bajo el paso de una historia 
que iba a alzar hasta la gloria 
el poder de la razón 
y ahora que ya no hay trincheras 
el combate es la escalera 
y el que trepe a lo mas alto 
pondrá a salvo su cabeza 
Aunque se hunda en el asfalto 
la belleza...


Míralos, como reptiles, 
al acecho de la presa, 
negociando en cada mesa 
maquillajes de ocasión; 
siguen todos los raíles 
que conduzcan a la cumbre, 
locos por que nos deslumbre 
su parásita ambición. 


Antes iban de profetas 
y ahora el éxito es su meta; 
mercaderes, traficantes, 
mas que nausea dan tristeza, 
no rozaron ni un instante 
la belleza... 


Y me hablaron de futuros 
fraternales, solidarios, 
donde todo lo falsario 
acabaría en el pilón. 


Y ahora que se cae el muro 
ya no somos tan iguales, 
tanto vendes, tanto vales, 
¡viva la revolución! 


Reivindico el espejismo 
de intentar ser uno mismo, 
ese viaje hacia la nada 
que consiste en la certeza 
de encontrar en tu mirada 

la belleza…





.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Cancer de mama.








El cáncer no se cura poniendo frases en redes,

se cura votando a partidos que no recorten en 

investigación, ni en sanidad, ni educación. 

TAMPOCO SE CURA PUBLICANDO ESTA ENTRADA
PERO AHÍ VA.
.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

50 Otoños.







50 Primaveras, Ecos del Rocío.


Corta el aire un abanico al son de una mecedora,
corta el aire un abanico al son de una mecedora,
al son de una mecedora
y se apaga un cigarrillo al relente de la aurora.

Se fue el último chiquillo,
esta tarde fue la boda,
esta tarde fue la boda,
tu no me llores amor mío ni a mi lado te sientas sola.

Gracias amor, muchas gracias por hacerme tan feliz,
por estar siempre a mi vera,
las cincuenta primaveras que viviste junto a mi.


Un enfado una sonrisa pero siempre al lado mío,
un enfado una sonrisa pero siempre al lado mío,
pero siempre al lado mío,
nunca faltó una caricia ni un beso para tu marido.

Y guardabas cada año,
en un pañuelo escondido,
en un pañuelo escondido,
cuatro perras para escaparnos siete días al rocío.

Gracias amor, muchas gracias por hacerme tan feliz,
por estar siempre a mi vera,
las cincuenta primaveras que viviste junto a mi.


Cuantas veces en tu vientre puse mis manos cansadas,
cuantas veces en tu vientre puse mis manos cansadas,
puse mis manos cansadas,
me preguntabas lo sientes, tus ojos como brillaban.

Siete hijos, siete flores que perfumaron mi vida,
que perfumaron mi vida,
son siete espejos de amores para mirarnos todos los días.

Gracias amor, muchas gracias por hacerme tan feliz,
por estar siempre a mi vera,
las cincuenta primaveras que viviste junto a mi.


No eres volcán en mi cama ni yo aquél fuego encendido,
no eres volcán en mi cama no yo aquél fuego encendido,
ni yo aquel fuego encendido,
pero nos arden las lamas de mil momentos vividos.


En la gloria de buscarte y allí con Dios por testigo,
y allí con Dios por testigo,
yo soy capaz de casarme cincuenta veces contigo.
Gracias amor, muchas gracias por hacerme tan feliz,
por estar siempre a mi vera,
las cincuenta primaveras que viviste junto a mi.


pinchar para oir la canción...