sábado, 20 de diciembre de 2014

Navidad....


La Navidad tiene la mirada triste,
el paso cansado
y las manos frías.

Olvidó su bufanda en el banco
de las vanidades,
y aunque alguien le puso luces
sobre el pelo
y paquetes de colores a los pies,
su corazón no tiene
la luz de antaño.

Pocos la miran a los ojos,
porque pocos son fieles
a su verdadera esencia.

El viento huele a hambre,
dolor y sangre seca.
Sólo unos pocos ríen,
con los bolsillos llenos.

Casi rendida, cierra los ojos,
se sueña
desvestida de luces,
sentada junto a un fuego
y rodeada de niños.

Va narrando un cuento tras otro,
y los niños sonríen,
mientras sostienen en sus manos,
un tazón de leche caliente
y en sus corazones
toda la ilusión del mundo.
Poesía de Paqui Quintana Vega


Árbol de la Escuela de Arte Huéscar
Pinchar en el enlace para ver el video.



miércoles, 26 de noviembre de 2014

MIS PIERNAS...




Quizá sea que aciertas,
quizá sea verdad lo que piensas
quizá no debas ver,
las que siempre quieras o no
me han de llevar…y de traer…

Son ellas las que deciden
cuando yo no se a donde ir,
son ellas las que deciden
el sendero a seguir…
dibujando con acierto
de mi cuerpo el devenir…

Son blancas como la Luna
cuando nos viene a ver
vestida de blanco manto,
y con sus rojos labios deja
marcado al amanecer…

Son pétreas como las columnas
del templo de Jerusalén…
altivas como la fe,
de todos los peregrinos…
que allí buscaron a Yahvé…

Y ahora dudas de si
existen de verdad,
si son realmente ciertas,
si son realmente bellas,
si merecen ser,
entregadas a tus miradas
y a la de aquel,
que cada noche en silencio
sueña con mi piel…

Y pretendes que las esconda
tras tristes perneras
cosidas al bies…

¿Qué tus ojos tienen miedo
de lo que pueda ser?

¿Qué dudas de ti mismo
de lo que después de ello
pueda suceder?

Mis faldas te lo dirán,
debajo las llevaré,
que no más allá de las cumbres
que se flexionan en el proceder
de rezar una oración
ante cualquier altar sin pecado,
así te las mostraré…..

Y sé…yo bien lo sé
te sentirás halagado
de llevar a tu lado,
dos piernas que te marcaran
como ningunas otras jamás…
el paso…bien ajustado
sin que ello nunca te lleve
hacerte dar un traspiés
en tu recto proceder…



lunes, 13 de octubre de 2014

Otoño.




Llueven las hojas de los árboles
llueven los años en otoño
también llueven las penas
mientras el viento fresco sopla...

Al son de la misma copla
mucho tiempo pasa
las añoranzas pesan
 sueños se quedan en el olvido.

 Incierto es el camino
iré contigo?
o tú vendrás conmigo?

Los días son cortos
eterno es el otoño
un otoño, otro otoño y otro
otoño otoño otoño....


.

domingo, 28 de septiembre de 2014

NO VENGAS...



No vengas a contar
que te sobran nubarrones
en el cielo del pensar…
que en el mío desde hace ya
no cabe ni uno más…
.
Ninguno lleva tu nombre,
no queda ninguno por bautizar…
en cambio tengo de sobra
amplia es la variedad…
.
Alguno acompaña al Sol,
como fiel escudero
que a todas horas pide
tormenta donde guerrear
porque no entiende de paz…..
.
Alguno esquivo hay
que puede a la Luna tapar,
porque anda enamorado
y no sabe como hacerse notar…
.
Y otros por aburrimiento
lentamente se dejan soplar,
con la esperanza perdida
de que el amanecer les alcance
junto algún cristalino mar…
.
Incluso llegaron sin avisar,
lejanas brumas nocturnas
empapadas en penas por mi
para derramar…
que no te espere, que no llegarás,
decían entre hipar e hipar,
para encender una luz
entre tanta oscuridad…
.
Y yo pregunté de soslayo
cuándo con mi boca encelada
tu nombre las fui a entregar
cuándo pregunte siquiera
por el color de tu mar…
que sí era negro zaino o azul
que sí cálido o de fría tempestad…
.
Y las devolví sin dudar,
esa lágrima de más
que por entre sus llantos,
ignorantes y solicitas,
me vinieron a regalar,
que aquí en mi laguna sin fondo…
no cabe ni una más,
que ni siquiera por ti,
la pude hacer un lugar…
.
Y no me digas que encienda
candiles y faroles,
para a la luz de las llamas,
hacer de mis miserias recuento,
que ya pasé mil noches
buscando los reflejos
que en este pantanal,
las estrellas dejar debieron,
antes de que los días de gloria,
en mi mirada vinieran a naufragar…
sin que siquiera un Sol
les viniera a alumbrar
en su último soplo de vida,
es su última esperanza perdida…
.
Desde entonces navego
con los mástiles desnudos
y las velas sin izar,
para que no quedar a merced
de los fríos vientos al despertar…
.
Y en el infierno tocan
a llamada general…
Y te esperan ansiosos
para que seas tú
quién a cuántos tu alma acoja
puedas salvar…
que yo seguiré en mi laguna
redonda como la Luna,
cuándo por aquí se dejaba asomar,
para no confundir jamás,
el principio con el final…
.
Y en un eterno viaje…
sobre el mismo punto,
girar y girar,
sobre la misma delgada línea
que separa el sueño de la realidad…


Publicado por Galatea Santos.