jueves, 24 de noviembre de 2011

TRABAJO DE CAMPO. 19-11-2011

Así comenzaba el día...
Los colores del amanecer presagiaban lo que dice un refrán que aprendí hace muy poco, y así fue.   
"Candilazos al oriente, lluvia al día siguiente".   
    

Hoy no salimos de excursión, mas bien nos dedicamos a otras labores en el campo.

Con el trabajo terminado, a falta de amontonar las ramas y quemarlas, sólo nos quedaba recoger la leña e irnos en busca de la merienda.


EL FUEGO.

En la madera que se resuelve en chispa y llamarada
luego en silencio y humo que se pierde
miraste deshacerse con sigiloso estruendo tu vida.

Y te preguntas si habrá dado calor
si conoció alguna de las formas del fuego
si llegó a arder e iluminar con su llama.

De otra manera todo habrá sido en vano.
Humo y ceniza no serán perdonados
pues no pudieron contra la oscuridad?

Tal leña que arde en una estancia desierta
o en una cueva que sólo habitan los muertos.
 José Emilio Pacheco



Terminamos más cansados que un día de sierra, y encima nos salieron "agujetas...", aunque parezca increíble, así fue.

Remolque lleno.....

.....y a casa de mami a buscar la comida.

A las higueras también les ha llegado el otoño....

Que rica olor al entrar.... se está cociendo el arroz!!!

Como el arroz de mi madre, ninguno.

Ángel con su carrasca que plantó hace 3 años y que casi le llega a la cabeza. Ya le queda menos para que de una buena sombra...

Aquí está todo sin hacer......

Uf.... después del arroz haber quien se agacha a recoger las ramas.......

Y mi padre sigue y sigue escardando......

Algo hemos hecho, aparte de poner el arroz en su sitio.

4 comentarios:

SantiCortinas dijo...

Hola Sofía, veo que cambiásteis la caminata, el bastón y el polar quechua por las agachaillas, la rama de almendro y la chaqueta azul, pero siempre disfrutando en el campo; aunque no sé si el resto de la cuadrilla estaría contenta con la fotógrafa pues con el excusa de las fotos algo te escaquearías, jajajaja. Salu2 para ti y tu familia.
PD.- Los candilazos de la 1ª foto de película!

Sofía dijo...

No te creas que tuve tiempo para escaquearme, por suerte la camara ocupa en el bolsillo lo que el movil y la cuadrilla tan sólo éramos mi padre, un primo suyo (ellos estaban escardando), Ángel y yo. Así que, ¿quien me iba a decir nada? jeje, la primera foto es de Ángel, la tomó en la curva de la atalaya de la cantera.

Eloy Morales M dijo...

¡Aún del trabajo se puede sacar un estupendo reportaje como el que nos dejas! Llevar la cámara encima es algo muy útil para los que disfrutamos de cada momento (laboral o de ocio). Desde aquí he podido saborear el arroz de tu madre ¡que pinta tan estupenda!. un abrazo Sofía.

Sofía dijo...

Gracias Eloy, ni te lo imaginas lo bueno que estaba, la camara por suerte iba en el coche y como no ocupa mas espacio que un movil pues es una suerte poderla llevar con comodidad.